Interpretación: Balance Hídrico

En esta sección, cuyo contenido se actualiza cada diez días, se presentan cuatro mapas en los que se muestra la distribución geográfica, en el ámbito del territorio nacional – España peninsular y Baleares, por una parte, y Canarias, por otra –, de algunos parámetros, relativos a la precipitación (en tres de los mapas) y a la reserva de humedad del suelo (en el mapa restante), dos de las variables implicadas en el proceso del balance hídrico cuya evaluación se efectúa diariamente en el Servicio de Aplicaciones Agrícolas e Hidrológicas del I.N.M..


Los parámetros cuya distribución se muestra, respectivamente, en los distintos mapas mencionados son los que se especifican a continuación:

  • Mapa 1: Precipitación (mm.) acumulada desde el 1 de Septiembre hasta la fecha de referencia
  • Mapa 2: Porcentaje que representa la precipitación acumulada desde el 1 de Septiembre hasta la fecha sobre el valor normal correspondiente (calculado con referencia al período 1971-2000)
  • Mapa 3: Precipitación (mm.) acumulada durante el mes anterior al que está en curso
  • Mapa 4: Porcentaje que representa la reserva de humedad del suelo en la fecha de referencia sobre el correspondiente valor máximo (o de saturación).

 

Con referencia a la metodología seguida para la evaluación del Balance Hídrico, cabe destacar las siguientes características:

Los datos de entrada del modelo son, por una parte, los obtenidos de los análisis en rejilla del modelo numérico de predicción meteorológica HIRLAM – INM, con resolución 0.2º, y, por otra, los datos puntuales procedentes de la red sinóptica de España, Portugal, sur de Francia y norte de Africa. Las salidas del Balance son, asimismo, productos en rejilla, excepto el módulo de acumulación puntual de precipitación.

 

La evapotranspiración de referencia (ETo) se estima mediante el método de Penman-Monteith (en la versión modificada del mismo propuesta por la F.A.O.,1990).

 

El valor máximo (o de saturación) de la reserva de humedad del suelo se ha estimado, para los distintos lugares, en función de las correspondientes texturas y usos del suelo (con datos procedentes, respectivamente, de la base de datos CORINE y del Ministerio de Agricultura).

 

La precipitación total diaria se descompone en dos partes, a saber, la “precipitación efectiva” (agua que alimenta la humedad del suelo) y el “excedente”, el cual se calcula mediante una fórmula, propuesta por Témez, derivada del método del “Número de Curva” (utilizado por el Soil Conservation Service de los EE.UU.).

 

El proceso de transferencia de la humedad del suelo a la atmósfera se parametriza suponiendo que se trata de un proceso de extracción no lineal, que permite estimar la evapotranspiración real teniendo en cuenta la reserva de humedad precedente. Se tratará de optimizar la parametrización de este proceso, calibrándolo en base a datos de contraste adecuados.

 

El Balance Hídrico está soportado por un Sistema de Información Geográfica de tipo raster que permite manejar los datos de entrada, provenientes de dos fuentes diferentes, y homogeneizarlos en lo que respecta a proyección cartográfica y resolución espacial.

Compartir:  
© AEMET. Autorizado el uso de la información y su reproducción citando a AEMET como autora de la misma.